Spanish English French German Italian Japanese Romanian Russian Urdu

Nuevo Libro en PDF

LA SANIDAD CON LAS BRIGADAS INTERNACIONALES EN LA ZONA NORTE DE CÓRDOBA DURANTE LA GUERRA CIVIL: el Hospital Americano de Belalcázar (mayo-octubre de 1937).




¡NOSOTRAS ESTAMOS CON VOSOTROS!

Este libro homenajea a las mujeres brigadistas, pero también españolas, antifascistas todas, que trabajaron en el frente y los hospitales para salvar la vida y curar a militares y civiles víctimas de la terrible agresión fascista.

En linea

Tenemos 65 invitados conectado(s)

 Ferdinand Hackl
 

El pasado 10 de mayo murió Ferdinand Hackl, combatiente de las Brigadas Internacionales,
preso del Campo Nazi de Dachau. Nacido en 1918 en Viena, de muy pobre familia obrera, confrontado desdesu infancia con las penas de los desventurados de la sociedad. 

A los 14 años se suma a las Juventudes Comunistas; en 1935 le vemos en la carcel del regimen fascista del canciller Dollfuss, en 1937 en la 86 Brigada Mixta, luchando en España, en varios
frentes del Sur y del Centro, en 1939 está entre los voluntarios en la vana tentativa de parar el avance fascista sobre Barcelonaque termina en los campos en el Sur de Francia, St. Cyprien y Gurs. Tras la ocupación de Francia por el ejército nazi cae en manos de la Gestapo y pasa los años de la guerra hasta 1945 en el Campo de Concentración nazi de Dachau. 

Ferdinand Hackl fue políticamente activo hasta su muerte, criticando las obvias fallas del Partido Comunista, sin jamásquerer abandonarlo. Los pocos sobrevivientes brigadistas austriacos y sus muchos compañeros en Austria y en el mundo no olvidarán a este incansable luchador contra las injusticias de nuestra sociedad y para una sociedad socialista.

Guina Tákova Mícheva

Guina Tákova Mícheva nació el 15 de diciembre de 1913 en Karlúkovo en el seno de una familia progresista. En 1927, con 14 años, ingresa en el primer instituto femenino de enseñanza media de Sofía y acaba sus estudios con distinción en 1932. Ese mismo año ingresa en la Facultad de Derecho de la Universidad de Sofía, donde es miembro de la Dirección de Estudiantes.

Por su participación activa en reuniones, huelgas y manifestaciones estudiantiles es arrestada varias veces y finalmente expulsada. Como miembro de diversas organizaciones comienza su actividad ilegal, es arrestada nuevamente en varias ocasiones más y finalemente condenada a cinco años de prisión. En el mismo proceso se juzgaba también a sus dos hermanos. Tales fueron las circunstancias que la obligaron a comenzar una odisea por diferentes países. Se marcha a Yugoslavia donde inicia sus estudios de medicina y de nuevo participa en actos de protesta estudiantiles por lo que es extraditada. Se traslada a Checoslovaquia donde la historia se repite nuevamente. En 1936 llega a Francia y en París como emigrante política continúa sus estudios de medicina.

Durante esté período comienza la Guerra Civil Española y ella es elegida secretaria del Comité Búlgaro de Defensa del Pueblo Español. En 1937 llega a España donde participa como brigadista en Figueras, Albacete y Murcia. En Albacete participa en la creación del boletín informativo de los brigadistas búlgaros, pero debido a su deseo de ir al frente es enviada como enfermera a diferentes hospitales de las Brigadas Internacionales: Casa Roja y Universidad. En Murcia conoció, entre los heridos, a su futuro esposo el Dr. Konstantín Míchev, "Comandante Mínkov". Más tarde contrajeron matrimonio en el Ayuntamiento de Barcelona. Durante este periodo ella trabajó en los hospitales de Barcelona, Mataró y S’agaró.

En 1939, tras acabar la guerra, de nuevo en París trabaja en la Asociación de Emigrantes Búlgaros, mientras su esposo pasa por diferentes campos de internamiento. Es en París donde da a luz a su hijo. Después del estallido de la Segunda Guerra Mundial, y tras numerosos rechazos de la legación búlgara en París, consigue regresar con su hijo a Bulgaria, donde es arrestada para cumplir los cinco años de condena que pesaban sobre ella. Después de una apelación recibió dos años y seis meses de condena. En 1941, tras el regreso de su marido, los dos continuaron con actividades de apoyo a los partisanos búlgaros. Después de 1945 ha representado varios cargos entre los más destacados ha sido el de Vicepresidenta de la Cruz Roja en Bulgaria. Guina Tákova Mícheva ha sido reconocida en Bulgaria con varias órdenes, la última de ellas a los “Méritos Civiles” en el año 2008. Falleció el sábado 24 de abril de 2010.

Tony Mulder Kramer


El 12 de diciembre 2009 ha muerto en Assen, Paises Bajos, a la edad de 99 años  Theunis Mulder.

Nació en Smilde, al norte del país, en una familia de obreros. Trabajaba cerca de la frontera alemana, y por ello sabía qué pasaba en Alemania tras la subida de Hitler al poder. Estaba convencido que pronto se extendería el fascismo por todo Europa. Así pues, cuando supo que estaban buscando voluntarios para defender la República Española, se incorporó a las Brigadas Internacionales.

En las trincheras, rodeado de comunistas, socialistas y otros voluntarios del mundo entero, adoptó su nuevo nombre Tony. Su primera participación fue en la defensa de Madrid y allí fue herido por primera vez. Una vez restablecido fue incorporado al Batallón Thäelmann, que contaba unos 1500 voluntarios y que estaba dirigido por  Ludwig Renn. En 1938, durante la Batalla del Ebro, Tony fue herido nuevamente, esta vez muy grave.

En camino de vuelta de París, las autoridades holandesas le retiraron el pasaporte, quedando sin nacionalidad y convertido en apátrida. Durante la ocupación nazi tuvo que vivir sin papeles y con muletas.

En 1947 le fue devuelta la nacionalidad. En 1962 consiguió un puesto en la oficina de la provincia de Drente en Assen como empleado público. Volvió a España, por primera vez, en 1974 en un viaje turístico.Después volvió algunas veces más para reencontrarse con los amigos y camaradas de antes.

Cuando en 1996 el Gobierno ofreció la nacionalidad Española a todos los Brigadistas, Tony fue el único brigadista de los Países Bajos que aceptó esta nacionalidad renunciando a la holandesa. En ese momento decidió añadir a su apellido el de su madre: Kramer.

Murió como Theunis Mulder Kramer, y su ataúd fue cubierto por la bandera de la República Española.

Carl Geiser (1910-2009)

Carl Frederick Geiser nació  en Orrville, Ohio, el 10 de diciembre de 1910. El mayor de seis hermanos, su padre, granjero, falleció durante la epidemia de gripe al final de la Primera Guerra Mundial, y su madre de tuberculosis un año después. Sus abuelos maternos, inmigrantes suizos que hablaban poco inglés, se encargaron de criar a Geiser y sus hermanos. El joven Geiser recibió su educación secundaria mientras ayudaba en las tareas de la granja familiar. Tras su graduación en el instituto de Orrville en 1928, ingresó en la Escuela de Tecnología de la Young Men Christian Association en Cleveland, donde se especializó en Ingeniería Eléctrica.

En 1932, tras el establecimiento de relaciones entre los Estados Unidos y la Unión Soviética, Geiser formó parte de la primera delegación de la Federación Nacional de Estudiantes que viajó al país recientemente reconocido. Esta visita tuvo una influencia decisiva para la formación política de Geiser. Impresionado por el sistema soviético y por los principios de la ideología socialista, Geiser se unió a la Liga de Juventudes Comunistas al volver a Ohio. Se convirtió en un miembro activo de la Unión de Estudiantes en Cleveland y asistió como delegado al Primer Congreso de Estudiantes contra la Guerra y el Fascismo que tuvo lugar en Chicago. Fue allí donde Geiser conoció a su futura esposa, profesora y activista que compartía su fervor político. La pareja se trasladó a Nueva York, donde se vieron inmersos en una cultura de activismo político y organizativo. Geiser escribió artículos de prensa y editó los boletines de la International Labor Defense, participó en la organización de la Liga Contra la Guerra y el Fascismo y en 1936 fue elegido miembro del Comité de la Liga de Juventudes Comunistas.

El 13 de abril de 1937 Geiser embarcó en el Georgic para unirse a las Brigadas Internacionales en defensa de la República Española. Sirvió en el abastecimiento de munición en la Batalla de Brunete, participó en la acción de Quinto y ascendió a Teniente. Tras la batalla de Belchite, en septiembre de 1937, Geiser fue ascendido a comisario político y encargado de la organización de la escuela de preparación de comisarios en Tarazona. Herido en Fuentes de Ebro, estuvo hospitalizado durante tres meses. Volvió al frente como comisario del Batallón Mackenzie-Papineau en enero de 1938 y el 1 de abril fue capturado por fuerzas fascistas. A lo largo del siguiente año estuvo internado en San Pedro de Cardeña, junto con otros 650 prisioneros de las Brigadas Internacionales. Por intervención de los Amigos de la Brigada Abraham Lincoln y el Departamento de Estado de EEUU, Geiser y otros 71 norteamericanos fueron liberados en abril de 1939.

Geiser volvió a Nueva York y obtuvo un puesto de ingeniero en Liquidometer, una empresa fabricante de equipamiento aeronáutico. Trabajando en distintos puestos durante los siguientes 40 años, Geiser registró numerosas patentes y, como director de investigación, supervisó las pruebas de un componente usado posteriormente en la primera misión lunar. En 1946 se divorció de su primera mujer. En 1956 ingresó en la Escuela de Estudios Generales de la Universidad de Columbia, donde cursó estudios de psicología y donde se graduó Cum Laude en 1963.  

A principios de los 70 Geiser volvió su atención de nuevo hacia España. El relato que escribió sobre un concierto de Navidad en San Pedro de Cardeña fue publicado en el New York Times y esta positiva aceptación le llevó a profundizar más en su experiencia en el campo de concentración. Tras su jubilación a los 71 años, Geiser comenzó a escribir una historia general de los voluntarios norteamericanos capturados durante la GCE. Con al ayuda de su compañero de cautiverio  Robert Steck, Geiser reunió información biográfica de los 120 compatriotas que habían estado encarcelados en las prisiones españolas. También mantuvo correspondencia con más de 150 veteranos en todo el mundo para pedirles sus recuerdos y viajó a archivos en los EEUU y Europa para dirigir la investigación. Ring Lardner (cuyo hermano cayó en acción mientras luchaba con las BBII) y miembros de los Veteranos de la Brigada Abraham Lincoln, interesados en que el proyecto saliera adelante le dieron su apoyo económico. Cinco años de investigación y escritos culminaron en la redacción final de un manuscrito de 900 páginas. Una versión abreviada de éste, Prisoners of the Good Fight fue publicada en 1986.

    Carl Geiser murió  la semana pasada a la edad de 99 años.

 Traducción hecha a partir del artículo de Tamiment Library / Wagner Archives

Karl Staf

Karl Staf falleció el 23 de Septiembre del 2008 en Helsingborg, Suecia. Hay muy pocas personas que han vivido una vida tan rica como él. La historia de Karl Staf se desarrolla a través del siglo pasado y alrededor de todo el mundo. Cuando tenía quince años fue militante de la Juventud Comunista en Suecia, y comunista se mantuvo durante toda su vida.

Nació en el año 1915 y muy joven se decidió por ser marinero, quería conocer el mundo. Cuando la guerra contra el fascismo empezó en España en 1936, se enroló en las Brigadas Internacionales. Durante la guerra fue telegrafista y tiró líneas detrás de las tropas enemigas. Participó en la batalla del Ebro y fue herido en Gandesa.

Durante la Segunda Guerra Mundial Karl Staf participó en el grupo de Wollweber en Suecia, un grupo que organizaba la resistencia contra el nazismo. En Noruega realizaron varios atentados, en Suecia el grupo fue arrestado. Pero Karl Staf escapó de la cárcel y se fue a Dinamarca a continuar la lucha. Alli fue traicionado, fue arrestado por la Gestapo y encarcelado ocho meses en la celda de la muerte. Fue indultado, y mandado un campo de concentración en Alemania hasta final de la Guerra.

En el año 1951 Karl Staf se fue a Moscú como corresponsal del diario del Partido Comunista en Suecia, y vivió en la URSS hasta 1959. Después trabajó en Pekin durante la revolución cultural, y escribió un libro muy crítico con el maoismo. Karl Staf vivió mas de 30 años en La Habana, Cuba, y trabajó muchos años para Prensa Latina. Los ultimos años de su vida vivió en su ciudad natal, Helsingborg.

En el año 1996 estuvo con los otros brigadistas internacionales en España, para obtener la nacionalidad española. Yo lo encontré la primera vez al comienzo de los ochenta, y le entrevisté para el libro "La Causa de España fue nuestra", sobre los brigadistas suecos. La ultima vez que me encontré con él fue en el otoño de 2005, entonces vivía solo y no le gustaba envejecer. "Me gustaría estar donde pasan las cosas", decía. "Ahora tengo que conformarme con ver todo lo que pasa a través de la televisión". Me opuse y le dije que él había vivido importantes episodios históricos. "Sí", admitió él, "los he vivido". Karl Staf fue el último de los brigadistas suecos.

Escrito por Kerstin Gustafsson Figueroa, hija de brigadista.

Copyright © AABI 2010. All Rights Reserved.