Spanish English French German Italian Japanese Romanian Russian Urdu

Nuevo Libro en PDF

¡NOSOTRAS ESTAMOS CON VOSOTROS!

Este libro homenajea a las mujeres brigadistas, pero también españolas, antifascistas todas, que trabajaron en el frente y los hospitales para salvar la vida y curar a militares y civiles víctimas de la terrible agresión fascista.

BENICÀSSIM (1937-1938) A TRAVÉS DE LOS RECUERDOS DE BRIGADISTAS ALEMANES 

“Del 10 al 13 de octubre de 1936 el “Ciudad de Barcelona” navegó a lo largo de las costas españolas con las luces apagadas. Traía a los primeros voluntarios internacionales que  llegaban a defender a la República española. Ochocientos hombres de veinte nacionalidades, entre ellos seis médicos. El pequeño grupo sanitario desembarcó en Alicante. Estaba formado por  veinticinco personas: médicos, enfermeras y conductores de ambulancia incluidos......

Isabel Esteve, autora del libro, lo ha donado a la AABI con el objetivo de que sea publicado en la web de la Asociación y así tenga acceso a él quien lo desee, especialmente los brigadistas que aún viven, sus descendientes y amigos.


RECUÉRDALO TÚ

Una historia oral sobre la estancia de las Brigadas Internacionales en Madrigueras (Albacete)


Caridad Serrano, autora de RECUÉRDALO TÚ, ha donado este libro a la AABI con el objetivo de que sea publicado en la web de la Asociación y así tenga acceso a él quien lo desee, especialmente los brigadistas que aún viven, sus descendientes y amigos.

Memoriales BI en España

Monumento a las BBII en Morata

Hemos puesto en marcha un programa de identificación de los monumentos a las Brigadas Internacionales existentes en España, con el objetivo de crear un mapa internacional en colaboración con otras organizaciones brigadistas extranjeras e incorporarlo a la web. Necesitamos la ayuda de quien pueda conocer la existencia de algún monumento, cumplimentando la ficha adjunta.(Pincha aquí).

Mapa Memoriales BI


Mapa de los Memoriales de las Brigadas Internacionales existentes en España

Acceso Publicadores

En linea

Tenemos 76 invitados conectado(s)

25 NUEVAS ENTRADAS BUS MARCHA DEL JARAMA A LA VENTA

                                  

12ª Marcha del Jarama

Morata de Tajuña, 16 de febrero de 2019

La 12ª Marcha del Jarama está dedicada a la XI Brigada Internacional. En el itinerario recorreremos los lugares en los que combatió esta unidad, que tuvo desplegados tres batallones durante la batalla: el Thälmann, Edgar André y  Comuna de París. Para entender mejor el itinerario de la marcha, conviene ofrecer algunos datos sumarios sobre la situación de esta brigada antes y durante la batalla. Además se presenta un mapa con la ubicación de los batallones de esta brigada y algunos testimonios de sus integrantes. Aunque la marcha está dedicada a la XI Brigada –de la que exponemos interesantes testimonios al final– no obviaremos la participación de la XV Brigada, pues pasaremos  cerca también de donde estuvieron desplegados algunos de sus batallones, como el Dimitrov, el Six Fevrier o el Abraham Lincoln.

Y, como venimos haciendo los últimos años, incluimos el homenaje a los brigadistas que combatieron en el Jarama y están enterrados en Tarancón.



El programa de actos para este 80 aniversario es el siguiente:


Viernes 15

10,30  Salida de autobuses del Hotel Agumar

12,00  Homenaje a los brigadistas enterrados en el cementerio de Tarancón

14,00  Comida en Tarancón

17,30  Salida de los autobuses de Tarancón a Madrid


Sábado 16

08,30 Salida de autobuses del hotel Agumar

09,30 Comienzo de la marcha del Jarama

13,30 Homenaje a los caídos por la República junto al Monumento de las Brigadas Internacionales de Morata de Tajuña

14,30 Comida en el Polideportivo de Morata de Tajuña (Calle de Don Juan Carlos I, 64)

17,30 Vuelta a Madrid (Uno de los autobuses parara en Rivas Vaciamadrid / Parque Miralrio, se comunicara en la comida)


Autobuses

La AABI fletará autobuses tanto para el viernes como para el sábado. El coste será de 15€ cada día.

La inscripción se hará mediante este enlace, que da opciones para elegir uno de los autobuses o ambos.

La comida en el Polideportivo cuesta 8€-10€ en función de los platos que se elijan.


La XI Brigada Internacional en la batalla del Jarama

Después de las dolorosas pérdidas sufridas en la Carretera de la Coruña (3-16 de enero) esta Brigada pasó tres semanas reorganizándose en Murcia. Allí se les unió un importante contingente de voluntarios españoles que querían combatir en las filas internacionales. Cuando el 6 de febrero se inició la ofensiva franquista al sureste de Madrid, la XI BI fue puesta en estado de alerta y pronto se le ordenó acudir a Morata. Llegó el 10 de febrero, el día en que se produjo un importante bombardeo de la Legión Cóndor; los voluntarios hicieron una importante labor de auxilio a la población civil.

Al día siguiente los batallones ocuparon sus posiciones a la derecha e izquierda de la carretera de Vaciamadrid a Chinchón, a la altura del Alto de la Radio. Pero fue el 12 cuando tuvieron que enfrentarse a las vanguardias de la columna de Sáenz de Buruaga que se dirigía hacia la carretera de Valencia, al sureste de Arganda. El choque fue terrible en ese y siguientes días. La lucha en la zona de olivares existente en el ángulo comprendido entre las carreteras de San Martín de la Vega y de Chinchón tuvo episodios heroicos por ambas partes. Las pérdidas fueron muy altas, pero las tropas fascistas no pudieron avanzar a su objetivo; fueron frenadas en el altiplano, donde se fijó la línea del frente que se mantuvo hasta el final de la guerra.


Fuente: La batalla del Jarama. Un recorrido histórico por los escenarios de la lucha. Asoc. Tajar, 2011


Testimonios

Kurt Höfer, Fritz Baumgärtel y Werner Kinzl. Miembros del batallón Thälmann

La defensa en la carretera de Chinchón y el Alto de la Radio

¡Fue un día caliente, ese 11 de febrero! Recibimos un duro bautizo de fuego en las alturas al este del valle del Jarama. Por la noche nos tumbamos agotados en una hondonada plana detrás de un olivo, a cuyas hojas también fueron a parar  los tiros de la infantería fascista a media noche. No había ni que pensar en disfrutar de tranquilidad pues el enemigo estaba a doscientos metros de nosotros. La situación de la 1ª Compañía era muy grave,  a su flanco izquierdo había retrocedido la 2ª Compañía  sin que se lo hubiesen mandado y el contacto se había roto. Para evitar que el enemigo  se metiese por ese hueco, decidió el jefe de la Compañía  intranquilizar al enemigo mediante una estratagema.

Ernst Dudel ordenó  disparar  descargas de fuego pero cada vez una por  tirador. El resultado fue sorprendente, los fascistas respondieron con fuego cerrado que duró a veces hasta quince minutos, sin tener ningún efecto sobre nuestros soldados ya que cada uno se había excavado un hoyo de protección detrás de un olivo. Poco después, cuando el fuego de los fascistas iba a menos, resonó de grupo en grupo otra vez la orden de fuego. La receta era buena, se trataba de no dejar en paz al enemigo y de hacerle gastar munición, el enemigo quedaba desorientado completamente sobre la situación del frente y no se atrevía a enviar  ningún observador.

El flanco izquierdo abierto de la 1ª Compañía no permitía a su jefe ni un segundo de tranquilidad. Como del Estado Mayor del Batallón no venía absolutamente ninguna información sobre el cierre del trozo descubierto del frente, el camarada Dudel decidió ir personalmente a media noche al Estado Mayor, después de haber  confiado la Compañía a su sustituto, camarada  Hoyer y al comisario político, camarada Drescher.  En el camino hacia el puesto de mando el camarada Dudel se encontró también con los combatientes de la 2ª Compañía y estaba seguro de que su flanco izquierdo sería pronto de nuevo cubierto.

Después del informe sobre la situación en su sector, se procedió rápidamente. El jefe de la 2ª Compañía fue rápidamente sustituido. En su lugar se nombró otro  que recibió la orden de  llevar la Compañía al sector anterior con la protección del camarada Dudel. Antes de hacerse de nuevo de día el hueco se había cubierto gracias a su decisión. El Batallón Thälmann estaba preparado para  no permitir al enemigo ni un paso adelante.

El día 12 de febrero aumentó la dureza de los ataques fascistas respecto a la víspera.  Y aún aumentó más al día siguiente con los bombardeos y  aviones volando a baja altura. Más de diez enfrentamientos  fueron protagonizados ese día por los combatientes del  Batallón Thälmann. Los fascistas  querían conseguir, a costa de emplear todas sus fuerzas, un avance de su muy organizada ofensiva. Los enlaces tuvieron mucho que hacer ese día a falta de medios técnicos. Unas buenas y rápidas piernas tuvieron que sustituir a los cables y a las ondas. Por ejemplo en el flanco derecho del batallón operaban dos T 26 que eran urgentemente necesarios en el flanco izquierdo. Pero nadie se había dado cuenta de que esos carros de combate estaban conducidos por soldados de la Unión Soviética, que no entendían el alemán. Así que al enlace le tocó correr delante de los carros de combate como si fuese un práctico del puerto  para conseguir el refuerzo del flanco izquierdo en el menor tiempo posible.

Por la tarde los combatientes del Batallón Tählmann estábamos agotados. Grandes huecos se habían abierto en nuestras filas. Pero los fascistas no habían podido avanzar ni un paso. El jefe de la 3ª Compañía aún consiguió alcanzar con unos pocos hombres una pequeña colina. Ante ellos se encontraba un camarada herido al que había que salvar. Protegido por el fuego del enlace y de unos pocos camaradas españoles, el jefe de la compañía  fue a buscarlo arrastrándose y, después de veinte minutos, lo puso a cubierto. A pesar de la lluvia de tiros y metralla el pequeño grupo que había mantenido la colina hasta  el final volvió trayendo al herido sin bajas a la línea de fuego principal, que en ese día casi había alcanzado  la carretera.

El  día 13 de febrero fue para el batallón uno de los días de mayores pérdidas. La línea de combate se había trasladado a unos pocos cientos de metros hacia el este. Los combatientes habían llegado hasta la carretera y estaban en las cunetas en pequeños grupos. Al día caliente siguió una noche fría.  Después de una intensa búsqueda los tres amigos nos volvimos a encontrar. Habíamos sobrevivido al largo día de lucha en el frente del Jarama.

Los jefes de las compañías recibieron entre tanto la orden de avanzar y ocupar la antigua posición. Tampoco los fascistas disponían de fuerza como para fortificarse y habían retrocedido a sus posiciones de partida. Bajo la dirección de Franz Raab, después comandante del Batallón, se volvió a ocupar el terreno perdido durante el día  y a pesar de los contraataques fascistas se mantuvo con decisión.  Si bien la ofensiva fascista fue de día en día más débil, nuestras pérdidas eran cada vez más numerosas. El 19 de febrero fue herido el jefe de nuestra compañía, Ernst Dudel. A pesar de todo la dirigió hasta la tarde, constante, como tantos otros compañeros. Kurt Höfer fue jefe de pelotón en la 3ª Compañía, formada sobre todo por camaradas españoles. Algunos días más tarde una ráfaga de ametralladora se llevó el muslo izquierdo. Pocos días más tarde fue también herido gravemente Horst Menzel.


Piet Laros. Capitán de la compañía holandesa del batallón Edgar André

La lucha en los olivares

Después fuimos desde la carretera de Morata a la “Casa Blanca”, que era muy conocida en nuestra brigada y donde estaban nuestros hombres a la vez bajo nuestro fuego y el de los fascistas. Tenía que presentar mi informe y manifestar ante mi Estado Mayor lo que había comprobado. Pero entretanto nuestra brigada ya se había puesto en movimiento y nos vimos obligados a ir a su encuentro.  El capitán Ernst Wömpner me felicitó… y me dijo: “Ya hemos tomado posiciones allí… ya sabemos que los marroquíes os querían rodear; por eso enviamos allá más patrullas. ¡Menos mal que habéis vuelto!”.

Quisiera contar alguna cosa más: estando allí, la 2ª Compañía del Batallón Edgar André tuvo  que  atacar hasta seis veces en un día y consiguió hacer retroceder a los fascistas. Allí cayó mi capitán Wömpner  y yo tuve que ocupar su puesto automáticamente. Según la ordenanza, si un capitán cae han de ser recogidos sus papeles, su reloj, todo, y hay que intentar sacarlo si está herido o incluso si está muerto. Los cadáveres de los nuestros de ninguna manera deben caer en manos de los fascistas. Así que recogí sus relojes – tenía uno de bolsillo y otro de muñeca – y sus papeles  porque él, nuestro Ernst, estaba muerto.  Ya antes, en otras ocasiones, yo había aguantado en una posición, había enviado patrullas y organizado ataques… pero ahora debía tomar el mando. Y eso era una gran responsabilidad… Entre mis camaradas alemanes era yo ahora el jefe. La mayoría de los alemanes eran emigrantes y solían tener mucha experiencia en la lucha contra el fascismo… y ahora yo, el único holandés, debía tomar el mando de estos jóvenes en esta difícil lucha…  No me dejaron plantado, cumplieron todas las órdenes, estaban orgullosos de mí… Y hasta el día de hoy también yo estoy muy orgulloso de ellos.


Jacques Delperrie de Bayac. Escritor

La lucha del Batallón Comuna de París

El Batallón Comuna de París defiende una línea de crestas al este del Jarama. Está muy estirado, pues un grupo de milicianos traídos de Madrid en las primeras horas de la ofensiva  han dejado el campo sin ser relevados. Un contraataque de 16 carros soviéticos ha fracasado  por la acción de los anticarros. Dos o tres tanques han regresado, los otros han ardido. El Comuna de París ha conservado sus posiciones iniciales. A pesar del machaque de la artillería ha cedido muy poco terreno. Unos cien hom­bres han quedado fuera de combate; Dumont, herido, es reemplazado por Marcel Sagnier como nuevo jefe.

Alfred Brugères ha retomado el mando de la compañía de ametralladoras. En marcha de aproximación, Rosli, un jefe de sección, se pierde. Brugères envía a su comisario, Jean-Paul Jampolski, en su busca... Jean-Paul trae a Rosli. Sobre la cresta llueven los obuses. Jean-Paul, Rosli, Brugères y Marcel Sagnier se refugian en un agujero. Siguen cayendo obuses; de pronto, Fredo Brugères mira a Rosli cuyo rostro está lleno de sangre: “¡Dios mío! ¡Pierrot ha muerto! No del todo… aún respira, aunque débilmente. Alfred Brugères carga con su cuerpo hasta el puesto de clasificación. Regresa al agujero con Jean-Paul. Menos de una hora después alguien les llaman; ven a Pierre Rosli con una gran venda en la frente. Sólo fue una rozadura.

  

Stanislas Motl: El Infierno bajo el sol español


Max Cerny y Leopold Pokorny, del batallón Dimitrov, en el Jarama

 A principios del año treinta y siete Max Cerny y Leopold Pokorny son miembros de la compañía Jan Žižka de Trocnov. Tanto Max como Leopold debieron de pasar antes por el procedimiento de ingreso habitual en Albacete. Desde ahí pasaron al campo de entrenamiento. El sitio donde estaban destinados era Mahora, Albacete. Mientras que Max Cerny no había hecho el servicio militar en Checoslovaquia (en 1936 tenía solo diecinueve años), Leopold, doce años mayor, sí lo había hecho, pasando por la escuela de suboficiales.

En Mahora se concentran en ese momento más de cien checoslovacos. Estos crean finalmente la compañía de ametralladoras Jan Žižka. Esta compañía pasó a formar parte del batallón eslavo y balcánico, más tarde llamado Dimitrov. En febrero de 1937 los miembros de la compañía Žižka intervinieron en la batalla del río Jarama desde el día 12 de febrero. El comandante del batallón Dimitrov, Michal Szalvay “Chapaiev”, en sus informes caracterizó a los miembros de la compañía Jan Žižka con las siguientes palabras: “Aquí, en España,  los checoslovacos demostraron coraje y sacrificio. Trajeron consigo el ansia de libertad y democracia, y lo que es más importante, su capacidad militar, que prestó un gran servicio al pueblo español... Su comportamiento en la lucha y la forma como se orientaron sobre el terreno demostró lo efectivo de su entrenamiento militar”.

Por su parte, el comisario político del batallón Dimitrov, el búlgaro Tabakov, describió así a los voluntarios checoslovacos: “En las pausas entre combates debaten todo el tiempo, constantemente quieren demostrar algo a alguien, critican a su comandante, a menudo exageran sus errores e insuficiencias. Sin embargo cuando empieza la lucha, todo se detiene. Agarran el arma y no abandonan la posición si no les llega la orden. Por su coraje, su capacidad y disciplina en la lucha y su capacidad de manejar las armas, la compañía Žižka está al frente de este batallón heroico...”

La compañía Žižka cambió de posición y se ubicó a la izquierda de la carretera de Morata a San Martín de la Vega, donde se mantuvo hasta el 16 de junio. En uno de los combates, mantenido el 5 de abril, perecieron Leopold Pokorny y otros varios compañeros más del batallón Dimitrov. Los restos de Leopold Pokorny se depositaron  en una tumba del cementerio de Morata de Tajuña.


ENTRADAS JARAMA

CALENDARIO 2019

Tienda online

Visita nuestra tienda

Agrupación musical AABI

Monumento a las Brigadas Internacionales en Ciudad Universitaria  


Serrat-Miguel Hernández

Colabora con nosotros


Si piensas que el legado y la memoria de las Brigadas Internacionales no deben ser olvidados, y quieres colaborar con nosotros, puedes hacerlo de diversas maneras: asociándote a la AABI, colaborando en nuestras actividades o apoyando económicamente.
Ten en cuenta que nuestras actividades son gratuitas y se hacen de forma voluntaria por nuestros socios y amigos. Realizarlas supone unos gastos que no se compensan con las cuotas de los socios o las ventas que hacemos de nuestros libros y productos. No tenemos ya subvención alguna.
Si quieres que nuestros proyectos y actividades salgan adelante, puedes asociarte o bien realizar aportaciones a través de esta cuenta en:


Bankia

Cuenta nº:

2038 0603 2760 0676 8006

IBAN:

ES31 2038 0603 2760 0676 8006

BIC: CAHMESMMXXX


O atraves de PayPal


Aunemos esfuerzos para que el ejemplo de los Brigadistas sea un espejo en el que las nuevas generaciones puedan reflejarse.
Su recuerdo permanece vivo en nuestra memoria y en la de sus familiares en tantos países del mundo, que siguen con interés los homenajes y actos que les tributamos con nuestro trabajo voluntario.

Copyright © AABI 2010. All Rights Reserved.