La batalla de Boadilla

Rien Dijkstra

Nuestros amigos de FFALB - EEUU, han querido recordar a Rien Dijkstra en el primer aniversario de su muerte. Hijo del brigadista holandés Marten Dijkstra, Rien fue ek gran impulsor de la batalla por la memoria de las BI en Holanda y autor de numerosos estudios, como el que publicamos hace un año sobre los alemanes refugiados en Holanda a la llegada del nazismo.


La ofensiva frontal del general Mola en Madrid en noviembre de 1936 había fracasado. Las tropas fascistas decidieron cambiar sus tácticas y aislar a Madrid del resto de España ocupando las carreteras circundantes.

A mediados de diciembre, con la ayuda de tanques alemanes y bombarderos Stuka, lanzaron un nuevo ataque en la carretera a Coruña. El objetivo era romper la línea republicana de Boadilla a Majadahonda. Boadilla había sido conquistada por los fascistas, pero la ciudad volvió a manos republicanas gracias a una contraofensiva de la XII y la XIV BI y al despliegue de una división de tanques rusos bajo el mando del General Pavlov.

Esto es lo que cuenta el interbrigadista belga Albert de Coninck en su libro "España. Belgas en las Brigadas Internacionales”:

El 17 de diciembre se inició una nueva ofensiva fascista contra Boadilla del Monte. Las XI y XII Brigadas Internacionales se opusieron al ataque. Los voluntarios británicos y estadounidenses estaban en primera línea. Un fuerte bombardeo de artillería fue su bautismo de fuego. Los tanques pesados ??avanzaron y la línea republicana se rompió. Comenzó una retirada desordenada.

Para evitar que ocurriera lo peor, había que tomar una decisión de inmediato, la que fue tomada por un voluntario belga; esto detuvo la retirada de las tropas, que recibieron la orden de reagruparse y sostenerse en nuevas posiciones defensivas. Así se creó una nueva línea en la zona forestal en la dirección de Boadilla a Majadahonda. La defensa del área forestal era crucial, ya que el bosque se extendía hacia la carretera de Madrid a Valladolid. De no haberse defendido esta línea, las tropas de esta zona no habrían podido recibir  los suministros de Madrid.

El Batallón francés Comuna de París, estacionado en Boadilla del Monte, fue fuertemente atacado. Tenía que ser apoyado por el Thälmann Batallón. En el curso de la batalla, se hizo necesario replegar un kilómetro al Thälmann. El 19 de diciembre, un escuadrón de asalto fue llamado para cubrir la retirada de los Thälmanns.

La situación de batalla era confusa cuando las tropas republicanas se retiraron a Majadahonda; en ese tiempo, los uniformes de las tropas republicanas y fascistas apenas se distinguían. Un grupo de soldados llegó a ese lugar y dijeron: "No disparen, somos republicanos”. Fue un truco; eran soldados fascistas que procedieron a matar a los miembros del escuadrón de asalto. Solo el austriaco Julius Goldmann pudo huir y contó la historia.

En este grupo de interbrigadistas había seis alemanes que habían llegado a los Países Bajos como refugiados políticos y luego se habían ido a España: Oswald Geistert, Theo Schmitz, Heinrich Reuß, Werner Reinhardt, Ernst Lau y Heinrich Schade. Las otras víctimas fueron los alemanes Albert Spiegel, Karl Krietlow, Karl Preisel, Mathias Messmann, Josef Weber, Heinrich Grischel, Franz Waldeck, Ewald Petri, Richard Seipel y los británicos: Arnold Jeans, James Gough y Raymond Cox. Estos británicos pertenecían a un grupo de veinte asignados al Batallón Thälmann antes de la formación del batallón británico.

La lucha terminó en un punto muerto en el que solo Boadilla y Villanueva de la Cañada cayeron en manos fascistas. La batalla había durado tres días. Uno de los ingleses del Batallón Thälmann, Esmond Romilly, sobrino de Winston Churchill, escribió:

Walter realizó un recuento de la 1ª Compañía del Batallón Thälmann justo antes de la guardia nocturna. Llamaba a cada uno por su nombre y se detenía hasta que el suspense se volvía insoportable... El comandante tachaba sus nombres con la misma palabra: "caído". Del 1° y 2° pelotón, 15 respondieron "Aquí"; 43 no respondieron. En el 3er pelotón, tres alemanes respondieron "Aquí" antes de llegar al grupo inglés; Addley Avener, Birch y Cox no respondieron; habían muerto… No hubo nada que rompiera la cadena restante de respuestas: ya estábamos al final del alfabeto.

Se enviaron patrullas nocturnas para recuperar armas y municiones y los cuerpos de los caídos. Pero no se pudieron encontrar a los miembros del escuadrón de asalto. El día de Navidad, un grupo del Batallón Thälmann fue enviado a buscar a sus camaradas caídos. Estaban en el bosque de Boadilla cruelmente mutilados y despojados de sus pertenencias. Los quince fueron llevados a Fuencarral, al cementerio de las Brigadas Internacionales en Madrid. Unos disparos fueron su última despedida.

Heinz Schade fue uno de los muchos alemanes que huyeron a los Países Bajos en 1933. Magullado y golpeado por las SA, llegó a Winterswijk. Como ocurrió en la zona de Groningen, los refugiados cruzaron la frontera hacia Winterswijk con la ayuda del Socorro Rojo Internacional. El mensajero Edith Veenhof jugó un papel importante para los refugiados. Heinz luego fue a Amsterdam, Amsterdam-Norte para ser exactos, pero también pasó un tiempo en Rotterdam y Utrecht. Los refugiados ilegales de Alemania siempre tuvieron la amenaza de que los atraparan y devolvieran a Alemania, lo que, de hecho, sucedió a algunos refugiados que pagaron con sus vidas.

Heinz comenzó una relación con Edith Veenhof y en 1934 se convirtieron en padres de un hijo. En la ciudad alemana de Bochum, de donde venía, Heinz había sido un deportista exitoso y campeón de lucha libre. En Amsterdam-Norte, fue uno de los fundadores del grupo deportivo de trabajadores "Deporte y Lucha”, que pertenecía a la Unidad Roja de Deporte y ocupaba una fábrica en desuso.

En octubre de 1936, Heinz fue a España; nunca regresó. En el campo de Gurs (en el sur de Francia), donde fueron internados muchos miembros de las Brigadas Internacionales, se creó en agosto de 1939 una placa conmemorativa a los alemanes caídos que se habían refugiado en los Países Bajos antes de ir a España. Entre los nombres estaba Heinz Schade pero también Oswald Geistert, Theo Schmitz y Ernst Lau.


Fuentes:

"Brigada Internacional es un nombre de usuario", Teil 1, Hanns Maaßen

"Spanienkrieg", Teil 1, Willi Bredel

"Boadilla", Esmond Romilly

"Muere XI. Brigada Gewehre en Arbeiterhand ”, Gustav Szinda

"España. Belgier in den Internationalen Brigaden", Albert Conick

"Ein kurzer Abriss des Spanischen Bürgerkriegs", Gabriel Jackson